viernes, 24 de julio de 2015

Porque la leche es saludable

leche saludable
Conoce el porque la leche es saludable, y además entérate de sus tipos, y de lo importante que es, para nuestros platos y dulces favoritos.

La leche es el primer alimento que tomamos al nacer y, aunque la que consumimos después -generalmente de vaca- no tiene la misma composición que la materna, sí es cierto que constituye una de las principales fuentes de calcio de nuestra dieta.

Su consumo regular se remonta al Neolítico, cuando el hombre dejó de ser nómada y mantuvo a los animales en el hogar. Desde entonces, la manera de procesarla y conservarla ha ido variando en función de los avances tecnológicos. Su principal componente es el agua, seguida por la grasa (sobre todo ácidos grasos saturados), proteínas y carbohidratos. También contiene vitaminas A, D y del grupo B, y minerales, como el fósforo, el calcio y el magnesio.

Los tipos de Leche


En función del tratamiento térmico al que se somete, se diferencian tres tipos. A su vez, cada uno de ellos se clasifica por su contenido graso.

Pasteurizada .

El tratamiento térmico es suave, por lo que no es un producto de larga duración; unos 2 o 3 días. Se comercializa como leche fresca del día.

Esterilizada .

Ha sido tratada a temperaturas muy elevadas, que pueden llevar a la pérdida de vitaminas (frecuentemente se le añaden a posteriori). Se conserva 5 o 6 meses sin abrir el envase.

Uperizada .

El tratamiento térmico es muy rápido, por lo que conserva sus propiedades. Se mantiene unos 3 meses. en t e r a . La de mayor contenido en grasa, un mínimo de 3,2 g por cada 100 de producto.

SEMIDESNATADA.

Contiene entre 1,5 y 1,8% de grasa.

DESNATADA.

Con contenido en grasa inapreciable.

ENRIQUECIDA.

Con calcio, vitaminas (sobre todo liposolubles), ácidos grasos omega-3...

La leche es perfecta para dulces y platos


La besamel es, además de una verdadera delicia, la gran protagonista de numerosas recetas. Sus ingredientes: harina, leche, mantequilla y la paciencia suficiente para lograr la textura ideal sin que aparezcan grumos. Perfecta para pastas, huevos, verduras, pescados...

Las croquetas resultan siempre exquisitas y son una forma excelente de aprovechar cualquier sobra: pollo, carne estofada, pescado...

El arroz con leche es un postre tradicional, sencillo de preparar y que gusta a casi todos. Consiste, básicamente, en cocer el arroz en leche con azúcar, cáscara de limón y canela, removiendo, para que quede muy meloso.

La leche frita es otro clásico. Sólo tienes que espesar la leche con harina, azúcar y aromas procedentes de limón y canela. Después le das forma, la pasas por harina y huevo y la fríes.

Los batidos son una manera muy nutritiva de consumir fruta. Sólo tienes que elegir la que más te guste y triturarla con leche; si es ácida, puedes agregar un poco de azúcar.

1 comentario: